Mismo perro, mismo collar
Carlos Oya

Tip y Coll

Casado lo ha vuelto hacer: “Aquí no hay macrogranjas, hay granjas grandes y pequeñas…” espetaba en un mitin en Castilla y León en plena campaña electoral...

Casado lo ha vuelto hacer: “Aquí no hay macrogranjas, hay granjas grandes y pequeñas…” espetaba en un mitin en Castilla y León en plena campaña electoral autonómica. No se asusten, no van a leer otro artículo sobre los malvados purines o la trashumancia en la era de la digitalización, ni sobre el don de la inoportunidad que dios ha tenido a bien conceder al ministro Garzón. Sólo un apunte, aunque parezca sicalíptico, aquí más que el tamaño lo que importa es si hablamos de ganadería intensiva o extensiva (algo que se da en Geografía de 3° de E.S.O.) Yo sostenía que un macroconcierto es un enorme bolo y que un “micromachine” es un coche que los niños se meten por la nariz. Pues que me ha hecho el señor Casado ir al diccionario a cerciorarme sobre si el prefijo “macro y seguía significando lo que yo pensaba (también lo hago para asegurarme de la ortografía de algunas palabras de uso común pues tanta barbaridad que veo y corrijo a mis alumnos va calando en el subconsciente y cuando cojo la pluma ya uno no sabe si “coge o “coje”). Cito textualmente desde la página digital de la R.A.E: “Del griego makro. 1. elemento compositivo. Significa 'grande'. Macrobiótica o macrocélula”. Vuelvo entonces a consultar la R..A .E por si el adjetivo “grande” ya no es lo que era y me encuentro: “Del latín grandis .1.adj. Que supera en tamaño, importancia, dotes, intensidad, etc., a lo común y regular.”. Por lo tanto la declaración de Casado se puede traducir como:“Aquí no hay grandes (macro) granjas, hay granjas grandes y granjas pequeñas” así que como no sea una macrogranja de Schrödinger, que es grande pero no, la proposición del líder popular incumple el principio de no contradicción (una cosa no puede ser su cosa y la contraria, una granja grande o macrogranja no puede estar y no estar a la vez en Castilla León). También puede ser que no sepa lo que esté diciendo. Resulta paradójico que luego se autocorone como exclusivo defensor de la lengua española. Debo reconocer además que las declaraciones de Casado explicando al común de los mortales la existencia de granjas pequeñas y granjas grandes me ha traído a la memoria a Coco en Barrio Sésamo, aclarándome cuando era ‘chinorri' la diferencia entre “cerca” y “lejos” alejándose y acercándose a la cámara. Y luego me ha dado por pensar en Tip y Coll y que Casado y Ayuso son sus alumnos aventajados.