El 28% de los conductores da positivo en drogas

Policía Local y Guardia Civil aúnan esfuerzos para disuadir el consumo de alcohol y drogas al volante.

 El 28% de los conductores da positivo en drogas

Foto: EXTRA JAEN

Uno de los controles antidrogas en la capital.



Los controles de alcohol y drogas realizados por la Policía Local y la Guardia Civil de Jaén se han intensificado durante el puente de diciembre y han dado como resultado un número considerable de denuncias.

En la ciudad de Jaén, la Policía Local ha tramitado las correspondientes propuestas de sanción en seis de los 184 casos, a los que hay que añadir la puesta a disposición judicial de otro infractor como sospechoso de un delito contra la Seguridad Vial, al superar la tasa de 0,6 miligramos de alcohol por litro de aire espirado.



Por su parte, los agentes de la Guardia Civil de Tráfico han realizado pruebas de alcoholemia a 2.523 conductores en las carreteras de la provincia, durante la campaña especial de intensificación de controles que ha desarrollado la Dirección General de Tráfico durante la pasada semana. Del total de conductores sometidos a los controles de alcohol, 8 de ellos han dado resultados positivos, lo que supone un porcentaje del 0,32 por ciento.

Los porcentajes, sin embargo, son más preocupantes en cuanto a los resultados de las pruebas de droga. Así, de los 39 conductores a los que se les ha hecho el test salival para comprobar la presencia de estupefacientes en el organismo, 11 han dado positivo, es decir más del 28 por ciento.

Según informa la Subdelegación del Gobierno de Jaén, "los controles se han realizado tanto en horario nocturno como en horas del mediodía para que resultaran disuasorios en la ingestión de bebidas alcohólicas en las comidas. Un aumento del número de controles policiales lleva aparejada una reducción en el número de accidentes con víctimas".

Según datos del Observatorio Europeo para la Seguridad Vial (ERSO), alrededor del 25% de todas las muertes en carretera en Europa están relacionadas con el alcohol, mientras que, aproximadamente, sólo el 1% del total de kilómetros recorridos son conducidos por personas con 0,5 gramos por litro de alcohol en la sangre o más. A medida que la concentración de alcohol en la sangre (BAC) aumenta en la persona que maneja el vehículo, la tasa de incidencia de accidentes también se incrementa. En comparación con un conductor sobrio, la tasa de incidencia de accidente de un conductor con una tasa de alcoholemia de 0,8 gramos por litro (siendo este el límite legal en 3 de los 25 estados miembros de la UE, en España es 0,3 gramos por litro), es 2,7 veces mayor que la de un conductor sobrio. Cuando un conductor tiene una tasa de alcoholemia de 1,5 gramos por litro, su tasa de incidencia de accidente se estima que es 22 veces mayor que la de un conductor sobrio. No solo la tasa de incidencia de accidentes aumenta rápidamente con el aumento de la tasa de alcoholemia, el accidente también se vuelve más grave. Con una tasa de alcoholemia de 1,5 gramos por litro, la tasa de incidencia de accidentes de gravedad mortal es aproximadamente 200 veces mayor que cuando se trata de conductores que no han ingerido alcohol.