Terminan el rotulado del Mercado de San Francisco de la capital

• La Puerta de Santa Ana, que da acceso al mercado por la calle Álamos, es el único elemento que se conserva de la construcción primigenia datada en el año 1870

 Terminan el rotulado del Mercado de San Francisco de la capital

Foto: EXTRA JAÉN

Rótulo en el Mercado de San Francisco



La Concejalía de Mercados, Comercio y Consumo del Ayuntamiento de Jaén "ha culminado los trabajos de embellecimiento de la denominación del Mercado de San Francisco; tanto en el nombre del mismo como en la tipografía originaria de la singular y única Puerta de Santa Ana, que da acceso a la lonja municipal desde la calle Álamos", ha informado la primera teniente de alcalde y concejal de Mercados, María Orozco. "La vuelta al origen y la apuesta por mantener lo auténtico y singular de Jaén nos mueve para volver a nombrar, con su tipografía original, la Puerta de Santa Ana que, además, es el único elemento histórico que se conserva de la construcción primigenia, datada en el año 1870", ha explicado la edil.

El Mercado de San Francisco, que cuenta con más de 150 años de historia y de vida y que se construyó sobre los antiguos terrenos del huerto del convento de San Francisco, mantiene una actividad permanente y continua, en la que los industriales locales fomentan el consumo de productos frescos y de calidad. "Por ello, desde la Concejalía de Mercados, Comercio y Consumo del Ayuntamiento de Jaén, mantenemos una actitud proactiva y vigilante en la conservación y mejora de estas instalaciones municipales", ha recalcado Orozco.

Así, entre otras labores de mantenimiento, durante los días, se ha acometido la limpieza meticulosa del sector de la zona de venta de pescado, con la retirada de sólidos y con agua a presión para evitar la obstrucción de las vías de salida; la comprobación del correcto funcionamiento de los equipos de aire acondicionado; la localización y arreglo de múltiples goteras en los pasillos y en la zona de aseos para minusválidos; el mantenimiento de los compresores de las cámaras frigoríficas y máquinas de nieve y la revisión de las puertas correderas para su correcto cierre contribuyendo con ello al ahorro energético, por su buen funcionamiento, y a la buena conservación del género.