Bonilla denuncia el "engaño e incumplimiento" con la flota de autobuses

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Jaén ha valorado que tras 6 meses de servicio no todos los autobuses son nuevos e híbridos como se prometió

Video: EXTRA JAÉN

El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel Bonilla.



El portavoz del Grupo Popular en el Ayuntamiento de Jaén, Manuel Bonilla, ha valorado esta mañana el servicio municipal de autobuses de ALSA en la capital, tras seis meses de la firma del convenio de la empresa con el Ayuntamiento de Jaén, valorando el “claro incumplimiento y el engaño a los jiennenses”.

Con información documentada de la oficina de control de contratos, Bonilla asegura que el “contrato se está cumpliendo en todos sus términos, pero se está incumpliendo el compromiso público adquirido tanto por el equipo de Gobierno como por la empresa", recordando que "dijeron públicamente que en sólo seis meses todos los autobuses serían nuevos e híbridos".




Así estaba reflejado en la oferta técnica del contrato. “El compromiso público el día en el que se presentaron los autobuses, el pasado otoño, fue que todos los autobuses iban a ser nuevos e híbridos y ese compromiso se ha incumplido de forma manifiesta. Es un incumplimiento político, público, no contractual porque la letra pequeña del contrato preveía que no hubiera autobuses nuevos", confirma.

En la misma línea, ha dicho que es un "engaño evidente". Explica: "Se nos dijo que los más de 6 millones de euros que se pagaba a Autobuses Castillo para que hubiera un cambio de contrato se hacía porque el servicio iba a mejorar sustancialmente y se iban a cumplir una serie de compromisos, entre otros, éste. Transcurridos seis meses se ha certificado y lo ha hecho público el edil responsable, Francisco Lechuga, que no se va a renovar la flota”.

La flota de autobuses, que cuenta en estos momentos con 35 autobuses, ya ha incorporado cinco autobuses de la empresa Castillo y “parece que se van a incorporar diez más”.

Del 1,5 millones de euros que le costó a ALSA adquirir los autobuses de la empresa Castillo, unos 15 van a incorporarse a la flota, según explica el portavoz del Grupo Municipal del PP.

“Entendemos que los más antiguos que puso a disposición ALSA al Ayuntamiento de Jaén dejarán de estar en servicio, pero a fecha de hoy, los datos dicen que hay 35 autobuses y que la media de antigüedad de esos autobuses es de 15 años. De los 35 autobuses sólo 3 son híbridos y 6 son ecológicos. Los 9 autobuses nuevos que hay son los que hay se pusieron en funcionamiento en 2021. Hay dos autobuses del año 2013 y de ahí, para atrás, con dos autobuses de 2011, ocho del año 2008, seis del año 2007, tres del año 2006 y cinco del año 2005, entre los que están los de reserva (flota de 32 autobuses más 3 de reservas).

“Descontados los nueve autobuses nuevos, la flota de ALSA, el resto de 21 autobuses, tienen una media de 14 años de antigüedad. Con la incorporación de cinco autobuses, la media de la flota bajará en torno a los diez años de antigüedad. Para esta realidad no deberíamos haber tenido que pagar seis millones de euros que le costó al Ayuntamiento el cambio de empresa”, valora.

Bonilla lamenta que “se ha vendido que ha habido una rebaja de precios en la tarifa, pero lo que hay es un decremento de la tarifa a cambio de que la empresa ALSA se ahorre una cantidad de dinero que no se puede cuantificar, pero que son más de 200.000 euros por cada autobús híbrido, por lo que ALSA se está ahorrando entre 4 ó 5 millones de euros. A cambio de eso, rebajan el coste en cinco céntimos, de 1,09 a 1,04 euros”.

Además, Bonilla denuncia que es ALSA quien explota la publicidad de los autobuses. "Va a recibir mensualmente alrededor de 4.000 euros, por lo que en el año y medio que queda de vigencia del contrato va a recibir unos 88.000 euros más IVA. Gracias a eso y al dinero que se ahorra ALSA por no renovar la flota, ha bajado el coste del billete al Ayuntamiento, pero lo relevante es que en Jaén se vendió que íbamos a tener autobuses nuevos e híbridos”, reitera.

Por todo ello, Bonilla va a exigir con “carácter urgente” una reunión de la Comisión de Transparencia, presidida por Javier Ureña (Unidas Podemos), para que la convoque "lo antes posible" y hacer "un análisis detallado". 

Pleno del viernes
Una de las cuestiones que llegará al pleno municipal del viernes, 29 de abril, es el convenio con la Diputación Provincial para que Resurja explote y gestione la puesta a punto y el mantenimiento de las zonas infantiles de la capital.

“De repente nos dicen que la licitación por parte del Ayuntamiento se prolongaría siete u ocho meses y eso haría que no llegara a tiempo (de las elecciones). Han tenido tres años para hacer la puesta a punto. No la han hecho y ahora se la quieren encargar con una serie de sobrecostes, que ya tendremos ocasión de analizar de forma detallada. No entendemos las presuntas ventajas de que la Diputación gestione un servicio que es un contrato anual de poco más 300.000 euros y una puesta a punto de 360.000 euros, cuando el PP ha licitado contratos por importe mucho más alto. Por  qué no se puede licitar el servicio por el Ayuntamiento. No entendemos por qué hay que financiarlo a ocho años con la Diputación", espeta.

Para Bonilla "no tiene ningún sentido" que el mantenimiento de las zonas infantiles de la capital dependa de la Diputación. Apunta: “El Partido Socialista está empeñado en hacer una capital cada vez más pequeña y con menos servicios para que dependamos una y otra vez de la Diputación Provincial”.

Por ello, Bonilla afeó al alcalde y su equipo de Gobierno “dejación de funciones”.