El Consistorio de Bedmar cede aulas especiales

Ceden a la asociación ADIJ un aula para actividades con niños con discapacidad intelectual

 Educación

Foto: EXTRA JAÉN

Reunión con ADIJ



El alcalde bedmareño Pablo Ruiz destaca que con este nuevo servicio “evitaremos que los niños con esta discapacidad puedan recibir la atención que precisan sin tener que salir de nuestro pueblo”.

El alcalde de Bedmar-Garciez, Pablo Ruiz Amezcua, y Margarita Hidalgo Navarrete, presidenta de la Asociación de Personas con Discapacidad Intelectual de Jódar (ADIJ), han suscrito hoy un convenio de colaboración entre ambas entidades que va a permitir “que los niños de nuestro pueblo que sufren este tipo de discapacidad, puedan recibir la atención y participar en las actividades que organiza esta Asociación sin tener que desplazarse a otras poblaciones como hacían hasta ahora”. El acuerdo establece el periodo de un año de vigencia con la posibilidad de prorrogar por 4 ejercicios más.

Por su parte, la presidenta de ADIJ, ha señalado que con convenios como éste nuestra asociación puede cumplir con sus fines y “con el compromiso ético y contribuyendo a que cada persona con discapacidad intelectual pueda desarrollar su proyecto de calidad de vida, así como a promover su inclusión como ciudadano de pleno derecho, en una sociedad más justa y solidaria”.




El primer edil bedmareño ha señalado en la firma del acuerdo con ADIJ que el Ayuntamiento tiene las competencias municipales para el desarrollo de programas de promoción de la salud, educación para la salud y protección de la salud, con especial atención a las personas en situación de vulnerabilidad o de riesgo. Y que en base a estas competencias se acuerda suscribir el presente convenio con la Asociación que tiene por objeto la cesión de uso de un aula en el antiguo Colegio de infantil de Bedmar, hoy en desuso, y dado “el interés del Ayuntamiento, el poder colaborar con las distintas entidades asociativas y particulares de nuestro municipio, en la promoción de actividades culturales, deportivas y sociales de interés público general, mediante la autorización de uso temporal de instalaciones municipales que no están siendo usadas en la actualidad”, manifestaba Ruiz Amezcua.

En este caso, con el fin de ofrecer un servicio de apoyo a personas de especial vulnerabilidad, como son las que tienen alguna discapacidad intelectual y para su correcta atención se ha decidido la posibilidad de ceder un aula para el desarrollo del objeto social y fines de la Asociación.  


La duración del convenio firmado tiene una duración de un año, entrando en vigor a la fecha de la firma del presente documento, y prorrogable automáticamente, salvo denuncia expresa por las partes, hasta un máximo de cuatro  anualidades más.

En todo caso, es condición de uso el cumplimiento por parte de ADIJ de su objeto social mediante el otorgamiento de una autorización para uso temporal, gratuito, provisional, a favor de la Asociación para Personas con Discapacidad Intelectual de Jódar, para destinarlos exclusivamente a actividades de apoyo a las funciones sociales.