Enfermeros y fisioterapeutas se concentrarán el 10 de febrero

SATSE convoca concentraciones para denunciar el deterioro y la precariedad en los centros de salud de Jaén

 Sanidad, Atención Primaria

Foto: EXTRA JAÉN

Sanitarios con las primeras vacunas contra el Covid que llegaron a Jaén, en imagen de archivo.



Profesionales de la Enfermería y Fisioterapia se concentrarán el 10 de febrero para denunciar la “grave situación de deterioro y precariedad en los centros de salud de Jaén”. En un comunicado, el sindicato de Enfermería SATSE advierte que van a reclamar a la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía que “no siga abandonando a la Atención Primaria y ponga en marcha de manera urgente medidas eficaces que mejoren la atención sanitaria y cuidados que recibe el conjunto de la ciudadanía”.

La convocatoria de concentraciones en los centros de salud de Jaén y del conjunto de las capitales de provincia de todo el Estado supone el inicio de la nueva estrategia de acciones reivindicativas y movilizaciones que SATSE va a impulsar a lo largo de 2022 para reclamar reclamar también “mejoras en las condiciones profesionales y laborales” de estos profesionales.


Las concentraciones impulsadas por SATSE se realizarán a las 10.30 horas, en los centros de salud que, a priori, disponen de algo más de recursos humanos, lo cual favorece minimizar la repercusión de las mismas en la atención sanitaria y cuidados que se prestan al conjunto de la ciudadanía.

SATSE inicia estas acciones en defensa de la sanidad y sus profesionales en los centros de salud, una vez que la pandemia del Covid-19 ha puesto de especial relevancia “los numerosos problemas y deficiencias que la Atención Primaria de Jaén viene arrastrando desde hace muchos años, y que la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía ha sido incapaz de resolver, los cuales repercuten directamente en la atención sanitaria y cuidados que se deben prestar a la ciudadanía”.



Una “escasez estructural y crónica” de este personal que se suma a la “falta de medios y recurso, la sobrecarga y tensión asistencial continúa o el cierre de centros son los principales problemas que la crisis del Covid-19 ha agravado”.
Esto está dando lugar a que “las personas deban esperar días o semanas para ser atendidos presencialmente, si es que los consiguen sin poner en riesgo la salud de las personas”.

Es una oportunidad para “alzar la voz, de manera conjunta y unida” y exigir a todos los responsables públicos y políticos, “sean del signo que sean, que la Atención Primaria merece y necesita un cambio por la salud y bienestar general de toda la sociedad, y que los profesionales no pueden soportar por más tiempo una situación extenuante y agotadora física y psíquicamente que pone en grave riesgo su propia salud”.