Prisión para el detenido por la muerte de un hombre tras un entierro

El tiroteo se produjo tras el sepelio del hombre que murió en un incendio en la capital

 Prisión para el detenido por la muerte de un hombre tras un entierro

Foto: EFE

El tiroteo se produjo en el barrio de El Tomillo.



El Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén, en funciones de guardia, ha acordado este martes el ingreso en prisión provisional, comunicada y sin fianza del hombre detenido como presunto autor de la muerte de otro en un tiroteo ocurrido el pasado domingo tras el entierro del varón que había muerto el día anterior en un incendio.

El arrestado ha prestado declaración ante el juez esta tarde y a lo largo de la instrucción judicial se determinará si se le investiga por la presunta comisión de un delito de homicidio o de asesinato, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Los hechos se produjeron después del sepelio del hombre de 64 años que perdió la vida el sábado en el fuego de una vivienda ubicada en la calle Las Cumbres. Su pareja, de 59 años, fue detenida y puesta en libertad por incongruencias en su declaración.

Por ello, tuvo que comparecer este lunes ante el juez para aclarar su testimonio, tras lo que el mismo Juzgado de Instrucción número 3 determinó su libertad provisional y permanece investigada por un presunto delito de homicidio.

Con respecto al tiroteo, fuentes de la Policía Nacional explicaron que fue a las 16,00 horas de este domingo cuando se llevó a cabo el entierro en el cementerio de San Fernando y añadieron que la familia de la mujer asistió al funeral, aunque temían represalias de la familia del fallecido.

Ya fuera del camposanto, se produjo un tiroteo en el barrio del Tomillo con varios disparos, en el que un hombre resultó herido por arma de fuego con un impacto en el vientre. Fue trasladado al hospital, donde fue intervenido quirúrgicamente, pero finalmente murió.

La Policía detuvo al presunto autor de los disparos instantes después en la carretera de Granada, en una zona de descanso donde se ubica el hotel El Oasis.

Se trata de un varón de 40 años que pertenece a la familia de la mujer y que en sus primeras declaraciones ante los agentes, al ser arrestado, negó haber efectuado disparo alguno y dijo que simplemente arrojó unas piezas de un motor por miedo a represalias.