Prorrogan el plazo para extinguir la Cámara de Comercio de Jaén

La peculiaridad y complejidad de las actuaciones no han hecho posible su finalización y han llevado "automáticamente" a esta moratoria

 Prorrogan el plazo para extinguir la Cámara de Comercio de Jaén

Foto: EXTRA JAÉN

Antiguo edificio de la Cámara de Comercio de Jaén.



El plazo para llevar a cabo las labores de liquidación y extinción de la Cámara de Comercio e Industria de Jaén -que realiza desde principios de 2021 un administrador independiente- ha sido prorrogado, según han informado a Europa Press desde el Gobierno andaluz.

La peculiaridad y complejidad de las actuaciones no han hecho posible su finalización y han llevado "automáticamente" a esta moratoria, que "estaba contemplada en el propio contrato", firmado el 13 de enero del año pasado con una duración de 14 meses, de modo que ha expirado.

Tras el proceso de licitación abierto por la Dirección General de Comercio de la Consejería de Economía, Conocimiento, Empresas y Universidad, fue adjudicado por 96.800 euros a Landwell-Pricewaterhouse-Coopers Tax & Legal SL (PwC).

La prórroga, sin periodo concreto fijado, se establece "hasta la finalización de los trabajos de liquidación" de la Cámara de Comercio jiennense, según han precisado las referidas fuentes, desde la que se ha incidido en la complejidad de este proceso.

Fue en octubre de 2017 cuando la Junta de Andalucía constató que la Cámara de Comercio e Industria estaba "abocada a su extinción", ante la inexistencia de candidaturas para formar y constituir el pleno en el proceso electoral abierto ese mismo ejercicio. Y ello en el contexto de grave crisis en el que se hallaba inmersa desde unos años antes, con una deuda que rondaba los cinco millones de euros.

Sin embargo, hasta 2020 no se inició el proceso para su liquidación y extinción, debido a que no se regulaba en la Ley Básica de las Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de España. De este modo, hubo que esperar a la aprobación de la Ley 4/2019, de 19 de noviembre, de Cámaras Oficiales de Comercio, Industria, Servicios y Navegación de Andalucía, donde se contempla ya el procedimiento para este tipo de casos.

La Ley cameral establece que las tareas de liquidación y extinción deben ser acometidos por un administrador independiente, que lleva realizando ese trabajo desde principios de 2021. El siguiente paso que deberá cumplir será inventariar los activos y la relación de créditos y personas acreedoras.

Posteriormente, Transformación Económica deberá dar trámite de audiencia a los interesados para posteriormente abrir la fase de liquidación de la cámara, que dará lugar a la extinción definitiva decretada por el Consejo de Gobierno. Una vez culminado todo este proceso, se podrá iniciar la creación de un nuevo órgano cameral a instancias del empresariado de Jaén.

SUPUESTOS
La memoria justificativa para la contratación de los servicios de liquidación y extinción exponía que en la Cámara Oficial de Comercio e Industria de Jaén concurren los dos supuestos del artículo 56.1 de la norma autonómica. En él se precisaba que se procederá a la extinción de las cámaras cuando concurran circunstancias objetivas que hagan manifiestamente imposible solucionar la situación de inviabilidad económica y cuando no sea posible la celebración de elecciones y la consiguiente constitución de los correspondientes órganos de gobierno del ente.

La Cámara jiennense, una de las seis más antiguas de España, arrastraba serias dificultades desde hacía años. Se hicieron especialmente visibles con la dimisión en marzo de 2014 del presidente, Luis Carlos García, por lo que la Junta intervino como administración tutelante ante una situación ruinosa con una deuda que rondaba entonces los seis millones de euros y con la plantilla en huelga por impagos.

De este modo, se creó una gestora para pilotar el proceso electoral para designar a una nueva dirección. Hubo una única candidatura: la de Manuel Barrionuevo, que accedió a la presidencia del organismo en julio de 2014. Con su equipo, en los poco más de dos años que estuvo al frente trató de buscar soluciones para garantizar la viabilidad de una entidad con más de un siglo de historia, como la venta a la Diputación de su edificio en la calle Hurtado.

Algo que, finalmente, no se pudo conseguir y en octubre de 2016 se produjo la dimisión en bloque de la directiva. Entonces, se conformó una comisión provisional de gobierno de la Cámara de Jaén que en marzo de 2017 recomendaba por unanimidad de sus integrantes el inicio de un proceso electoral para los órganos de dirección. En julio ese año se constituyó la comisión gestora encargada de llevar a cabo las elecciones en la entidad y, al no concurrir candidaturas, se planteó la necesidad de extinción.

De forma paralela, además, el estado de la Cámara de Comercio e Industria de Jaén llegó a los tribunales después de que la Junta, durante su intervención, encargara una auditoría que vino a constatar la "pésima gestión" realizada entre 2012 y 2013 y que también detectó "posibles operaciones irregulares" por más de 200.000 euros. Por ello, visto el resultado, trasladó el informe a la Fiscalía.

Se abrió una investigación en el Juzgado de Instrucción número 3 de Jaén en el marco de la que se detuvo a siete personas vinculadas al equipo rector de la institución por presuntas irregularidades cometidas entre 2010 y 2014. No obstante, el caso fue archivado definitivamente a finales de 2019 al considerarse que las irregularidades no eran constitutivas de delito, estaban prescritas o no quedaban acreditadas con indicios suficientes.