Cinco años de cárcel por pedir fotos íntimas a una menor y compartirlas

El acusado ha reconocido los hechos y se ha mostrado conforme con la pena solicitada por el Ministerio Fiscal

 Cinco años de cárcel por pedir fotos íntimas a una menor y compartirlas

Foto: EXTRA JAÉN

El acusado durante el juicio celebrado en la Audiencia de Jaén



La Sección Tercera de la Audiencia de Jaén ha condenado a cinco años de cárcel a un hombre juzgado por usar una plataforma digital con el objetivo de convencer a una menor de nueve años para que le facilitara imágenes de contenido sexual que después compartió y distribuyó con otros grupos.

El acusado, durante el juicio celebrado este miércoles en la Audiencia de Jaén, ha reconocido los hechos y se ha mostrado conforme con la pena solicitada por el Ministerio Fiscal por lo que no ha sido necesario continuar con la vista.

En concreto, la pena impuesta es como autor de un delito de pornografía infantil por captar a una persona menor de edad para elaborar material pornográfico que posteriormente exhibía en sus grupos de redes sociales.

Los hechos juzgados y ya sentenciados por la conformidad del acusado se remontan a febrero 2019 cuando la madre de una menor de 9 años puso en conocimiento de la Policía en Sevilla que su hija mantenía comunicaciones a través de una aplicación digital con un hombre que le había pedido fotos de índole sexual.

Al mismo tiempo, la Unidad Central de Ciberdelincuencia, encargada de la vigilancia en la red de este tipo de hechos, obtuvo información relevante relacionada con la denuncia interpuesta, al detectarse un usuario con el pseudónimo de 'Huevito' o 'EGG', y que coincidía con el NICK que se comunicaba con la menor. Además, se pudo comprobar que utilizaba otras plataformas digitales donde compartía pornografía infantil con hasta 32 grupos de usuarios.

Durante la investigación, en la que se contó con la colaboración de Interpol, los agentes comprobaron que la conexión de acceso a Internet de este usuario se establecía desde la localidad de Úbeda (Jaén), lo que permitió identificar al presunto autor de los hechos.

La operación culminó el 30 de junio de 2020 con la entrada y registro del domicilio del presunto autor de los hechos, hallándose un teléfono móvil y una tablet que contenían gran cantidad de archivos de carácter pedófilo, por lo que se procedió a su detención y posterior ingreso en prisión preventiva.

El acusado, tal y como ha recogido el Ministerio Fiscal, colaboró con la Brigada de Policía Judicial y, además de reconocer los hechos, entregó todos sus dispositivos electrónicos, de ahí que se le haya reconocido la atenuante analógica de colaboración.

Además de la pena de prisión, como accesoria, se le prohíbe durante diez años el ejercicio de actividades o profesión que implique el contacto con menores. Asimismo, se le imponen, tras el cumplimiento de la pena de prisión, otros cinco años de libertad vigilada y la obligación de someterse a programas formativos de educación sexual.