El nuevo obispo inicia su ronda de reuniones institucionales

Hoy se ha reunido con el alcalde y la subdelegada del Gobierno

 Obispo

Foto: EXTRA JAÉN

El alcalde, Julio Millán con el obispo de Jaén, Sebastián Chico



El obispo de Jaén, Sebastián Chico, ha comenzado su ronda de reuniones institucionales. En la primera, el alcalde de Jaén, Julio Millán, ha brindado la colaboración del Ayuntamiento al nuevo obispo de la Diócesis, Sebastián Chico Martínez, "para seguir trabajando en beneficio de la sociedad y para mejorar la vida de la ciudadanía".

Así lo ha trasladado en la reunión que ha mantenido este lunes con el prelado en el marco de los contactos está manteniendo con diferentes instituciones una vez que el pasado sábado tomó posesión como obispo número 76 de la Diócesis jiennense en una ceremonia celebrada en la Catedral.

En el encuentro, que también ha contado con la primera teniente de alcalde, María Orozco, y el concejal de Cultura y Patrimonio, José Manuel Higueras, Millán ha aprovechado la ocasión para desearle que tenga una estancia fructífera en la provincia para desarrollar y cumplir los objetivos planteados.

"Espero que sea un trabajo fructífero y que nos permita a ambas instituciones, al Obispado y al Ayuntamiento, trabajar conjuntamente en algo que a ambos nos une, que es el beneficio social y mejorar la vida de la gente. Y en eso, cada uno desde nuestro ámbito, desde la política y las instituciones y desde la Iglesia, coincidimos", ha dicho. Al hilo, el alcalde ha asegurado en que desde el Consistorio "se seguirá tendiendo la mano para seguir colaborando en beneficio de la ciudadanía".

Por su parte, Chico ha mostrado su satisfacción por la calurosa acogida y se ha puesto a disposición de la ciudadanía y de las instituciones que sirven a ella. "El obispo tiene que estar al servicio de todos y especialmente de aquellas instituciones que están sirviendo a la ciudadanía", ha remarcado.

Ha agradecido al alcalde este primer recibimiento con la entrega al Ayuntamiento de un Nacimiento típico de Murcia, lugar de origen del nuevo obispo de Jaén. Nacido en Cehegín el 12 de mayo de 1968, había sido desde 2019 obispo auxiliar de la Diócesis de Cartagena hasta su nombramiento como sucesor de Amadeo Rodríguez Magro, tras la renuncia de este al alcanzar la edad de jubilación.




También se reunió con la subdelegada del Gobierno de España en Jaén, Catalina Madueño, quien ha trasladado al nuevo obispo de Jaén, Sebastián Chico, su voluntad de seguir colaborando como hasta ahora. Así, lo ha indicado Madueño durante el encuentro institucional con el recién nombrado obispo.


La reunión mantenida hoy con la máxima representante del Ejecutivo central en la provincia forma parte de la ronda de encuentros Sebastián Chico está manteniendo con responsables de las instituciones públicas y agentes sociales de la provincia.

Durante el encuentro, la subdelegada ha repasado las diferentes líneas de colaboración que han mantenido la Administración General del Estado con la Diócesis de Jaén, en especial los dos proyectos de obra para la restauración de las cubiertas de la Catedral de Jaén, en los que el Gobierno de España ha invertido más de tres millones de euros en los últimos ejercicios.

"Actualmente, el segundo de esos proyectos se encuentra ejecutado por encima del 75 por ciento y se mantiene el compromiso de terminar los trabajos en marzo de 2022", ha informado la subdelegada al nuevo administrador diocesano durante la reunión. También, Catalina Madueño ha agradecido la labor del anterior obispo de Jaén, Amadeo Rodríguez, destacando "su compromiso y sensibilidad con la provincia durante los últimos cinco años y medio".

El pasado 25 de octubre, se hizo pública la aceptación de la renuncia por cumplimiento de edad que el entonces obispo, Amadeo Rodríguez, había presentado al Papa Francisco en marzo de 2021. Igualmente, la Nunciatura Apostólica comunicó que el Obispo auxiliar de la Diócesis de Cartagena, Sebastián Chico, había sido nombrado por el pontífice para suceder a Amadeo Rodríguez Magro en la sede de Jaén. Su toma de posesión oficial tuvo lugar el 27 de noviembre, fecha en la que el anterior administrador apostólico se convirtió en obispo emérito.