El Expositor
Manuel Expósito

Santa Jones y el templo maldito de la moción de censura

No hay verdad más triste que aquella que admites a trancas y barrancas, en el tiempo extra, a regañadientes, pese a la sonrisa impostada y la procesión por...

 Santa Jones y el templo maldito de la moción de censura

Foto: AYUNTAMIENTO DE LINARES

El alcalde de Linares con parte de su equipo de Gobierno.



No hay verdad más triste que aquella que admites a trancas y barrancas, en el tiempo extra, a regañadientes, pese a la sonrisa impostada y la procesión por dentro. Moreno Bonilla, tras no comparecer en el pleno monográfico del viernes sobre el estado de la sanidad pública andaluza, reconocía en una entrevista en RNE que su gobierno aprobará mañana, martes, un plan de refuerzo para aliviar la tensión de la atención primaria. Si no hubieran prescindido de 8.000 sanitarios, a finales de octubre, seguramente, otro gallo nos hubiera cantado. En la plataforma de alcaldes/as que se puso de largo, un día antes, en el teatro Darymelia -59 en la foto, más de 70 sobre el papel-, hasta hizo acto de presencia un regidor de Ciudadanos, el arjonillero Miguel Ángel Carmona. Y no era verso suelto. La problemática asistencial ambulatoria, siglas al margen, es moneda común en los pueblos. ¿A quién no le falta un pediatra o un médico de cabecera? El PP de Juanma se equivoca negando la evidencia. Pasa tres cuartas partes de lo mismo con el PSOE y la PAC que defiende Luis Planas. El miércoles, en una finca de Ibros que explota el concejal popular de Jódar Juan Ruiz, la secretaria general del PP-A, Loles López Gabarro, comparecía, en amor y compaña, con Luis Carlos Valero, Juan Luis Ávila y Cristóbal Cano. No lo disimulan: son unidad de destino, frente común, contra los recortes de ayudas europeas al olivar jiennense.

Nota de agencia. El presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, reivindicaba, el viernes, que “en sólo tres años, el Gobierno andaluz del cambio ha convertido a Málaga en el lugar en que todo el mundo quiere estar”, incidiendo en que “la acción política del PP ha posicionado a Málaga como referente nacional e internacional”. El virrey debería de tener un poco más de delicadeza y no fanfarronear tanto en su circunscripción electoral cuando en otros territorios de la Andalucía menesterosa, como Jaén, de la que es también competente/incompetente, agravios comparativos de esta naturaleza hacen sangre/duelen. El Colce, con su respaldo, se fue a Córdoba; el proyecto de Puerto Seco que recibe hoy por hoy prebendas regionales es el de Antequera, no el de Linares, y la proyección de nuestro Museo de Arte Íbero continúa durmiendo el sueño de los justos. O sea, Bendodo nos ningunea. Que Juan Bravo se placee por su tierra adoptiva con frecuencia, haciéndose acompañar, a veces, por Cristóbal Montoro, la alegría de la huerta, en desayunos informativos de pago, ni es suficiente ni nos saca de pobres.

Con los rumores incesantes sobre el adelanto electoral en Andalucía copando titulares de prensa, los dos mismos socios que gobiernan la Junta, PP y Cs, sostienen con sólo 10 concejales de 25 la gestión política en el Ayuntamiento de Linares. Hasta hace un año el equipo de gobierno que comanda Raúl Caro-Accino, liberal e independiente, gerente en excedencia de la Cámara de Comercio, tenía otro socio, CILU, un partido localista que obtuvo en 2019 3 asientos en el pleno y era –y es- la llave de la gobernabilidad. La corporación municipal se completa con los 2 concejales del ‘Linares Primero’ del ex alcalde Juan Fernández, otros 2 de IU y los 8 del partido más votado hace 32 meses. Los socialistas, ahora liderados por el sindicalista de Gestamp Javier Perales, sondean en estos días la posibilidad cierta de una moción de censura. Santana Jones Perales, amparándose en la incapacidad aritmética del gobierno local para sacar adelante iniciativas de cualquier índole –los últimos presupuestos se aprobaron hace 2 años-, la falta de transparencia e incluso en algún caso reciente de presunta corruptela -Linares Primero denunció al concejal del área de Servicios Públicos, José Luis Roldán, PP, por presunto “enchufismo” en la contratación en Urbaser de 3 familiares de la también popular Ángeles Isac-, formula la hipótesis de una alternancia inmediata. El miércoles pasado, arropado por 7 de los 9 concejales de su Ejecutivo, el alcalde Caro-Accino era presa del solivianto. “Una moción de censura tan legítima como perjudicial para los intereses de Linares”, espetaba. En la retórica del regidor la retahíla de logros, habidos y por haber: la farmacéutica Cofares, la ampliación de MLC carburantes, la transferencia consumada de los activos del parque de Santana por parte una Junta que ha librado ya 6,7 millones de euros para demoler las viejas naves y sanear el espacio, la implantación de la compañía de ciberseguridad Evolutio, el Centro de Transferencias Digitales de Renfe/Adif, y, al fin, el proyecto de presupuestos municipales 2022, presentados aprisa y corriendo, más de 54 millones de euros, sin olvidar la remodelación integral del campo de fútbol de Linarejos, 9 millones de euros, que el consejero Imbroda presentó, in situ, el viernes.

La asamblea autorizó a su grupo municipal a explorar los acuerdos que le permitan recuperar ya el mando en plaza. PSOE, CILU e IU sumarían los 13 concejales necesarios. La pasada semana, Perales se reunía, por este orden, con IU y Linares Primero. Juan Fernández le compra el discurso, aunque tenga que sentarse en el banquillo el 7 de marzo, a resultas de la querella interpuesta por la dirección del PSOE anterior a Perales, contra él y su fiel Juan Sánchez por supuesta apropiación indebida de 100.000 euros de las cuentas del partido. Mañana, martes, la cita está cerrada con CILU. “Vemos un ayuntamiento huérfano, sin dirección”, aseguraba su portavoz, Javier Bris, pasadas las fiestas navideñas en declaraciones a Radio Linares Ser. La vuelta a la tortilla requiere indispensablemente de los 3 votos de CILU y CILU gobernó junto a Cs y PP hasta hace tan sólo un año. Difícil pirueta. El PSOE, además, para que las matemáticas consumen el cambio, necesitará que su antiguo líder, Dani Campos, defenestrado internamente, de baja psicológica desde hace meses, se sienta con ganas de participar en la operación. Igual ni hace falta. Santana Jones Perales, determinante como segundo de a bordo para cargarse a Campos, se rebeló contra la imposición no escrita de que en 2023 la alcaldable socialista fuese la ex delegada del Gobierno Ana Cobo. “Nuestra suerte es que esa decisión corresponde a las bases”, precisa el líder del PSOE linarense. Inasequible al desaliento, el más que probable aspirante al bastón en la moción de censura, sabe que la exposición mediática de 16 meses ininterrumpidos de alcalde reforzaría su candidatura a la reelección. ¿Invisibilidad o poder? He ahí la cuestión.