Entre olivos, aceitunas y aceite
Juan Vilar

La almendra y el precio de los aceites de oliva

En la actualidad de los 150 millones de km cuadrados que suponen los continentes, es decir, excluyendo mares y océanos, tan solo el 30 por ciento...

En la actualidad de los 150 millones de km cuadrados que suponen los continentes, es decir, excluyendo mares y océanos, tan solo el 30 por ciento, (4.400 millones de hectáreas), son tierras cultivables, mientras que el 10 por ciento, 1.530 millones de hectáreas, se encuentran realmente cultivadas. De las mismas el 77 por ciento es secano, y el 23 por ciento son tierras con disponibilidad de agua. Es decir, más de los 3 cuartos de la disposición de tierras cultivables no disponen de agua en su cultivo.

El cultivo permanente, es decir, leñosos, suponen de forma conjunta 48 millones de hectáreas, tan solo el 3 por ciento del total de tierras cultivadas en el planeta, y algo más del 1 por ciento de las cultivables, el de mayor importancia es el olivo, seguido de la vid, y tras esta aparece el almendro.

El almendro está presente en 46 países de los 5 continentes, la superficie es de 2,2 millones de hectáreas, los mayores productores son Estados Unidos (80%), España (5%), y Australia (3%), en cuanto a consumo Estados Unidos es el mayor consumidor de almendra del planeta, mientras que España es el primer importador, luego, en La Península Ibérica existe una oportunidad con el cultivo de la almendra, por ser producto deficitario desde la perspectiva de la oferta y la demanda.

En cuanto al olivo, está presente en 66 países de los 5 continentes, constituyendo 11,6 millones de hectáreas, la totalidad de área cubierto por olivos, es decir, la superficie de olivar mundial supera en algo más de 5 veces a la de almendro, siendo España el mayor productor, y el segundo mayor consumidor, algo parecido a lo que sucede con la almendra.

Hasta 2017/18, se plantaban en el planeta 150 mil hectáreas de olivar por año, mientras que de almendro tan solo 15 mil, no obstante, debido a los escasos precios del aceite de oliva de aquellos años, se abandonaron en el planeta 210 mil hectáreas de olivar, se pasaron a plantar tan solo 40 mil hectáreas por año, mientras que de almendro se pasaron de 15 mil a 60 mil hectáreas plantadas por ejercicio, es decir este leñoso, el almendro, desplazó el interés de los olivicultores sustituyendo al olivo, por el citado cultivo permanente.

Todo ello unido a la actual situación climatológica, hizo que las cotizaciones en origen de aceites de oliva se desplazaran hacia arriba, casi en un 200 % en algunos casos, luego existe una relación entre la plantación de almendro, y las cotizaciones en origen del aceite de oliva, y dicha relación puede ser de impacto positivo, como ha sucedido en este caso, pero, también podría afectar a la inversa, esto lo veremos en un futuro de medio plazo, y también intentaremos explicarlo