Mediodía en la provincia de Jaén
Miguel Segovia

Se vienen tiempos difíciles

La opinión de Miguel Segovia


¡Rusia es culpable! El socialista Antonio Sánchez se ha dispuesto a echarle la culpa del empedrado de las calamidades de todo orden que nos afligen a la invasión de Ucrania, que sin duda es una desgracia sobrevenida de hondas consecuencias para la maltrecha economía española, que no ha hecho otra cosa que alimentar la espiral inflacionista que ya teníamos en el 7,4 %, y a poner en evidencia los males de fondo de nuestra economía, en particular su falta de productividad. Se avecinan tiempos de empobrecimiento colectivo. El horizonte no puede ser más oscuro, ya que esta crisis incide de lleno en un tejido económico muy castigado, muy deteriorado por la irresponsabilidad de este Gobierno en la toma de decisiones, todas de matiz ideológico, en materia de política económica. Ninguna buena. Un gobierno con una pulsión desmedida por el gasto públicos como los recientes 20.319 millones aprobados para impulsar políticas feministas de género, una cifra equivalente al 307 % superior al presupuesto de Sanidad (6.606 M) o equiparable con los 25.000 millones de las prestaciones por desempleo o los 17 millones de subvenciones a los sindicatos para este 2022. Todo este desahogo desmedido del dinero del contribuyente, a los que fríen a impuestos, terminará por pasar factura a este país cuando toque, pero que inevitablemente tocará. Pero se trata de gastar, lo único que sabe hacer bien este Gobierno, además de mentir. Pero, como de costumbre, el mentiroso compulsivo que nos gobierna, Antonio, no tiene la culpa. Lo dijo hace unos días en sede parlamentaria, "La inflación, señoría, como los precios de la energía, son única responsabilidad de Putin". No importa que la electricidad llevara un año subiendo y que la inflación estuviera ya en el 7,4% en el momento de la invasión de Ucrania. El panorama que se divisa desde el puente para quien tome el relevo se antoja bastante sombrío.