Entre olivos, aceitunas y aceite
Juan Vilar

Consideraciones sobre la olivicultura internacional

A nivel internacional existen del orden de 11,5 millones de hectáreas de olivar, distribuidas por los 5 continentes y en 66 países, de estas tradicionales son el 68 por ciento, intensivas el 22 por ciento y en seto son el restante 10 porciento.

La producción de aceite de oliva del tradicional es del 57 porciento de todo el aceite que se produce en el planeta, del olivar intensivo es del 31 por ciento y el aceite de oliva obtenido por el olivar en seto es del 12 por ciento. Es decir algo más de la mitad del aceite de oliva producido en el planeta, lo produce el olivar tradicional.

Sinos atenemos al modo de cultivo, el 63 por ciento de la superficie de olivar mundial, 7,2 millones de hectáreas, es olivar de secano, mientras que el restante 37 por ciento es de regadío, es decir 4,2 millones de hectáreas. El olivar de secano es el responsable de producir el 46 por ciento de aceite de oliva producido en el planeta, menos de la mitad, o dicho de otro modo, el olivar de regadío, produce más aceite de oliva que el de secano en el ámbito internacional, aunque también es cierto que el rendimiento neto medio del fruto del olivar de regadío es inferior al de secano, 16 y 19 por ciento de forma respectiva.

En cuanto a volumen de negocio y fijación poblacional, el olivar tradicional en su conjunto fija a más de la mitad de la población que en el planeta vive de la olivicultura, 53 por ciento, el olivar intensivo fija el 33 por ciento, mientras que el olivar en seto fija al 14 por ciento, el total de población fijada por el olivar en el planeta es de 28,6 millones de personas, en cuanto al volumen de negocio y de forma respectiva, serían 56, 29 y 15, de un volumen casi 13 mil millones de euros.

Si hablamos en términos de regadío, y secano, el olivar de secano genera un volumen de negocio del 46 por ciento, mientras que el de regadío lo hace con un 454 por ciento, en términos de fijación poblacional, serían 43 y 57 respectivamente.

Por lo tanto y dicho de otro modo, el olivar tradicional de forma absoluta, genera más volumen de negocio, fija a más población, y produce más aceite, sin embargo de forma unitaria, es decir por hectárea, el olivar moderno genera más empleo, mayor volumen de negocio y produce más aceite, ocurriendo lo mismo con el olivar de regadío, por hectárea, comparado con el de secano.