Sobre nuestras piedras lunares
Manuel Montejo

Chantaje

Días de zozobra, con los precios disparados (y lo que te rondaré...) y guerra en Ucrania siguiendo su curso. No sabemos que ocurrirá pero sí el responsable...

Días de zozobra, con los precios disparados (y lo que te rondaré...) y guerra en Ucrania siguiendo su curso. No sabemos que ocurrirá pero sí el responsable de todo: Putin. El presidente ruso se ha convertido en el nuevo "supervillano" al que achacar todos los males, igual que antes Bin Laden o Saddam, sátrapas que pasaron de ser amigos a enemigos en función de los intereses geopolíticos y económicos. Nada como tener un enemigo para evadir responsabilidades y convencer de cualquier disparate.

Sánchez dice que "la inflación, los precios de la energía, son responsabilidad exclusiva de Putin", como si el precio del gas subiera por decisión rusa. Borrell, que parece aspirar a ser el próximo secretario general de la OTAN, nos advierte de que si el precio de la energía subía (supuestamente) por la guerra en Ucrania teníamos que bajar la calefacción y consumir menos gas para ayudar a Ucrania. Según ellos, este es el chantaje de Putin contra Europa, al que generosamente debemos contribuir pagando más y pasando frío, como buenos patriotas.

Su problema es que todo es relato, un cuento que no hay quien se crea. A finales de 2021, los proveedores de gas natural para la industria española triplicaron el precio para el año 2022; de Putin no se sabía nada. Además, solo el 6% del gas natural que recibimos procede de Rusia.



La inflación es la mayor de las últimas 3 décadas: en enero fue del 6% y ya se sabía que en febrero pasaría del 7%. Llevamos meses viendo como sube la luz, consecuencia de pagar todas las fuentes de generación al precio de la más cara, el gas, algo que no quieren cambiar quienes hacen caja: las eléctricas, que producen a menos de 50€, y el Gobierno con un impuesto elevado. En un año ha subido un 80,5%. El butano, un 33,4%. La gasolina y el diesel, un 25,1% y un 28,4%. El aceite de oliva, un 30,6%. Los problemas en la cadena de suministro global no dependen de la política expansionista del Kremlin.

Nada dicen estos cuentistas de sus acciones ni de su dejación de responsabilidad. Nada hacen para evitar la dependencia energética de España, para reconocer que las renovables no son suficientes y suponen un problema, para reducir los beneficios escandalosos, para controlar los precios y equilibrar los impuestos, etc. Son los mismos que nos dijeron en 2008 que habíamos vivido por encima de nuestras posibilidades mientras pagábamos el rescate de cajas y bancos. Ellos son los chantajistas, jugando con el miedo y el hambre, usando la guerra en su provecho.