El arpa de Dorotea
Juan Manuel Vallecillo

Karmento y Colectivo da Silva

Concierto final de “Girando por Salas”: Karmento y Colectivo da Silva

 Karmento y Colectivo da Silva

Foto: Ernesto Cortijo "Pier Fotografía"

Colectivo da Silva.


Te puedes volver loco cuando la ilusión muere. Cuando empiezas a escribir esperanza y termina siendo espejismo. Cuando un sueño que ya creías una realidad se queda en el mundo de la fantasía. Sí, esto fue, sin duda, lo que le pasó a Mary Toft. Una británica del siglo XVIII que anhelaba tanto el nacimiento de su bebé que no pudo soportar el horroroso aborto espontáneo que sufrió y la demencia se apoderó de ella. Tal era su deseo de ser madre que, al no tener niño o niña, empezó a decir que había parido conejos. Ella misma así lo creía y no se sabe bien cómo pero consiguió engañar a los médicos de la zona. El asunto llegó a la corte del rey Jorge y llevaron a Mary Toft a Londres para examinarla hasta que descubrieron la verdad. Hubo tanta mofa hacia los médicos de la época que los trovadores fueron por toda Inglaterra contando esta historia. Para acentuar la infertilidad, representaban a la señora Toft como un sombrero del que empezaban a salir conejos. Entonces, los prestidigitadores pensaron que podría ser muy gracioso continuar la burla en sus números y este es el curioso origen de por qué los magos sacan conejos de su chistera. Una de esas extrañas casualidades que nos recuerda que, para sobrevivir, cuando muere una ilusión, solo hay que esperar que vuelva la magia.

“Que vuelva la magia” es una preciosa canción de Karmento que tuvimos el privilegio de escuchar en directo el jueves 1 de diciembre en la sala Clamores de Madrid durante el último recital de la duodécima edición de “Girando por salas” (GPS). Un maravilloso proyecto que consiste en un gran circuito de conciertos por toda España para promocionar a talentosos músicos emergentes y que coordina, con sabiduría, mucho trabajo y rigor, nuestro querido jiennense Juanma Cantos. En este espectáculo final del pasado jueves presentado magistralmente por Nacho Patillas de Radio 3, no pararon de salir conejos de la chistera. Sorpresa tras sorpresa, Karmento y Colectivo da Silva nos convencieron, nos cautivaron y nos divirtieron. Así, la albaceteña Carmen Toledo (Karmento), firme candidata a representarnos en Eurovisión, empezó con misterio, siguió con poderío y acabó con emoción. Una artista en mayúsculas que, como tal, gana mucho más en el directo porque a la inspiración de sus temas, a sus virtudes para cantar y a su original idea de actualizar las raíces mezclando lo popular y lo moderno (la copla y el pop, resumiendo mucho), se añade la fuerza y belleza de su lenguaje corporal y la capacidad de materializar el sentimiento con su voz. Sus músicos estuvieron a la altura destacando lo bonito que suena el violín de Alvany Gabriela Guedez en estas composiciones e interpretaron con pasión canciones como “Cri Cri”, “El amor y la esfera”, “Mi rancho”, “MarEa” y “La juventud” que, cantada a dúo junto al cantante madrileño Vicente Navarro, nos erizó la piel.




Tras Karmento llegó la divertida y bailable propuesta de los granadinos Colectivo da Silva. Un grupo que arrastra muchos y merecidos seguidores que no dudan en unirse al show para transformarlo en una fiesta. No obstante, detrás del humor que despliegan en sus creaciones, se intuye mucho trabajo de arreglos en la mezcla de estilos para conseguir un sonido propio, original y consolidado. Una máquina bien engrasada que, cubierta de espontaneidad, buen rollo y experiencias vitales, nunca parece una máquina. De esta manera, el pop cada vez más latino de Carlos Caraballo y su banda nos enamoró gracias a temas como “Invítame a tu casa”, “After”, “Bolitas” o “Quien pudiera” antes de llegar al zenit con su éxito “Marina D’Or” y de una gran actuación con la artista de Vigo “Dani” en la que nos deleitaron interpretando “Nos vemos luego”.

En definitiva, un gran concierto de Karmento y Colectivo da Silva que despedía por todo lo alto un “Girando por salas” de 2022 en el que hemos disfrutado de grandes creadores entre los que se encontraba nuestra admirada María Guadaña. Muy pronto volverá la magia con la decimotercera edición de un GPS que también tendrá representación jaenera en el gamberrismo rítmico y psicodélico de “Los Mejillones Tigre”. Sí, es importante que existan proyectos parecidos a GPS. Que después de una canción suene otra. Que tras un concierto haya fecha para el siguiente. Que no terminen los sueños y que siempre se mantenga viva la esperanza porque, como ya sabéis por Mary Toft, te puedes volver loco cuando la ilusión muere.