La tirilla
Santiago Donaire

No mires arriba

Ayer volví a ver la peli “No mires arriba” donde unos astrónomos descubren un asteroide que causará la destrucción total de la vida en la Tierra...

 No mires arriba

Fotograma de la película 'No mires arriba'.

Ayer volví a ver la peli “No mires arriba” donde unos astrónomos descubren un asteroide que causará la destrucción total de la vida en la Tierra. Los dirigentes de USA, (las pelis siempre centran las catástrofes apocalípticas en su casa) lo analizan en clave electoral y de beneficio empresarial, de forma que cuando en el firmamento el meteorito destructor se hace visible, lanzan una campaña para que la gente no mire arriba, para que le den la espalda a la realidad. El “no mires arriba” es toda una estrategia de manipulación de plena actualidad en nuestro día a día.

Querer convencernos de los beneficios de una bajada de impuestos por la que nos ahorraríamos unos escasos euros, mientras que ellos dejarían de pagar millones, ocultándonos al mismo tiempo que con los menores ingresos fiscales destruyen la Sanidad Pública, lo que nos traerá padecimiento y ruina, es todo un ejercicio de “no mirar arriba”. Este Domingo Madrid, miró arriba y dijo basta.

Pretender ocultar el cambio climático en defensa de un beneficio económico inmediato, el suyo, acabar con los recursos naturales en pocas generaciones, sentenciando a nuestros descendientes a un futuro más que incierto no deja de ser un “no mires arriba”. A estos negacionistas que anteponen su beneficio al medioambiente global les sugeriría que aguanten la respiración mientras cuentan sus pingües ganancias.



Quienes explotan la tierra por encima de sus posibilidades con macrogranjas, esquilmando caladeros marinos, agotando acuíferos, deforestando selvas, abusando de los fitosanitarios, exterminado especies… quieren que miremos para otro lado, contándonos que son actuaciones precisas para alimentar a la humanidad, fíjate tú que bondadosos nos salieron.
Los que defienden una supuesta libertad (no hace mucho perseguían demócratas) que les permita hacer lo que les da la gana, saltando por encima de cualquier norma de convivencia, acordaros en plena pandemia la actitud de los cayetanos antivacunas, saliendo a la calle cuando nos teníamos que quedar en casa, su libertad es la de las cañas, la que defiende Ayuso en Madrid, la misma que les permitiría despedir a los trabajadores cuando enferman o a ellos les venga en gana. El mal uso de la palabra Libertad es todo un canto de “no mires arriba”.

No fue la guerra de nuestros abuelos, ni en ambos lados se cometieron barbaridades. Hace 80 años hubo un golpe de Estado que frenado por los trabajadores, se convirtió en una Guerra Civil. Ganó el bando que tenía el apoyo de la Alemania nazi y la Italia fascista. Siguió un genocidio y una dictadura criminal de 40 años. ¡Ya está bien de mirar a otro lado!
Solo pediros que siempre miremos para todos los lados, que no nos dejemos manipular, los intereses de la mayoría social, los de todos y todas nosotras no son los de unos pocos, por muchos de los nuestros a los que consigan engañar.
Salud